jueves, 11 de enero de 2018

Algo acerca de lxs guerrerxs



El principio que guía al guerrero es el de mostrarse y elegir estar presente. El guerrero maduro muestra honor y respeto por todas las cosas, emplea la comunicación juiciosa, establece límites y fronteras, es responsable y disciplinado, demuestra un uso correcto del poder y entiende los tres poderes universales.

Las cuatro sendas del chamán, Ángeles Arrien

El guerrero sabe que mejor
caminar hacia el horizonte
que luchar en el campo de batalla.

Sabe del valor que tiene la semilla
al germinar la tierra
y alzarse digna hacia el futuro
del ser.

Sabe que la belleza
duele en exceso si procede
del crepúsculo del horror
y de la misera de la crueldad.

El guerrero cuenta
con sus manos
con su latir
con su instinto
con sus pies endurecidos
por los incansables pasos
con sus poemas no escritos
y sin embargo
siempre preparados
y con el territorio inabarcable
que guardan la generosidad
y la clarividencia de los maestros
de las leyes invisibles.

El guerrero canta a la luna
a las mareas a las grietas
a la lluvia al animal 
y a las estaciones;
también al tiempo impertérrito
y al tiempo bendito
y se entrega al final de los días
de buen grado 
pues sabe
que ese es el último requisito
de su misión.

Sabe que el último tránsito
entre umbrales
-si ha sido fiel a sus principios
e impecable ante el latido
de su corazón-
será propicio, fácil
y de esperanza 
tanto propia como ajena.