sábado, 16 de junio de 2018

La tumba del sueño



La tumba del sueño
se precipita
sobre los hombros
vencidos del día.

¿Cuándo fuimos más vulnerables
que en el crepúsculo 
del engendrar ilusiones?

Por eso las podamos
y luego trituramos su savia,
para regar los campos
de la incertidumbre.

Vendrán luego las siembras
capitales que abren la Tierra
a fortalecer tus entrañas
y almidonar sus frutos.

Caer es solo la primera parte
del trato.

Cuando la esperanza crezca
hacia el núcleo y su sombra
sea bosque estaremos
en disposición de reiniciar
las diferentes etapas 
del Camino.

Date tiempo.
Ya sabes que tiempo
es una palabra inabarcable.
Por tanto, deja de pretender.

Hazte cobijo
y serás refugio
en la mañana.

Sol, luna y lluvia
ya se turnan en sus elocuencias.

Dales margen pero no permitas
que te dominen sus influjos.

Los pastos son tan anchos
como el cauce del río 
que abre la vida
a la tumba del sueño.

Sobre los hombros vencidos
del día, sí, sobre esos hombros.





martes, 5 de junio de 2018

No basta




No basta con ser sabio y tener conocimientos.

No basta...

Se precisa conexión con la fuente
y entrega leal al momento.

Una determinación poco corriente
además de flexibilidad de rodillas
y fortaleza de corazón.

No, no basta ser sabio y tener conocimientos 
para alcanzar
las cimas de las encrucijadas
y aliviar las llagas
de los pobres y humildes,
de los débiles y necesitados,
de los quebradizos y lagrimeantes
de espíritu.

Para lograr la cúspide
del círculo 
es preciso
alternar la ceguera de alma
con la intuición de la brisa.

También va bien saber escuchar
el murmullo de los ríos al despertar
y la cadencia del viento
durante el crepúsculo,
sobre todo si se aproxima
la lluvia.

Y después de todo,
cerca del final del periplo,
poner una rosa
en el centro,
una gota de sangre seca
en los arcos de las entradas
y esperar a que los ángeles
batan sus alas en señal
de buenaventuranza.

Eso es.

Confiad más en el latido
de la bruma de un corazón
-incluso herido, incluso rabioso-
que en la sabiduría
de un conocimiento triste,
decadente.

Dios nos bendiga
en la puerta del Sol
y la Luna guíe
la siembra de nuestros pasos.

miércoles, 11 de abril de 2018

Casandra



Soy la que ve.
Más allá de lo obvio.
Lo obvio en sí.
La cosa y su representación.
Su símbolo y la señal.
Todas las posibilidades.
La única realidad.
Lo que es y lo que será.
Sus otras consecuencias
y dimensiones.
Sigo siempre la visión
que se manifiesta.
A su llegada,
la profecía,
penetra en mí
como la enseñanza
en el sabio.
La carne se abre,
recibe.
La sangre lee
y discurre.
La mirada sueña
la imagen y ya todo 
lo sabe
para ignorarlo.
Ese es mi don.
Ese es mi reto.
Saber para ignorar.
Silencio que se funde
en el futuro.
Con el tiempo
he aprendido
que solo la llegada
de lo inevitable
puede generar
conciencia.
Por eso callo,
por eso y por los ángeles
de los diferentes
que abren sus almas
sin rencor.

(*) Dibujo de Gertrudis Losada Alva.

lunes, 2 de abril de 2018

Vestida de silencio




Vestirme de silencio
para nacer y ser
silencio mismo.

He aquí mi íntima
aspiración ahora.

En una ceremonia
a la orilla de una montaña.

O al pie de un mar
de cielo poblado
de horizonte.

Encender un fuego
de sombra y cobijo.

Ofrecer una canción
con los sonidos
de la noche
y los recuerdos
del corazón.

Ya en el sueño,
ligera de viento,
desprendida de la ilusión,
entregarme
a la luz de una mirada
cascabel.

Sí, entonces afuera
se hará el silencio
también
y en el centro
tañerán campanas.

Mi espíritu
en la vibración
adecuada.

El alma siempre
preparada.

Conciencia.

Ah, vestida
de ese nuevo silencio
caminaré
por los ríos de arena
y asfalto.

Y desde ahí
inauguraré mi nueva
escritura.



viernes, 23 de marzo de 2018

Elogio y aprendizaje de la ligereza I





Ser ligera.

Como un vaivén
de polvo de estrellas
que divaga en la noche.

Como el mapa celular
de la vida oculta
y los misterios.

Discurrir en el río
cual gota de oxígeno
que disfruta del tránsito.

Oh, sí, ser ligera
abandonando 
intensidades
pasiones y esfuerzos
de la sangre.

Ah, la ligereza,
¡qué don, qué don
de la naturaleza!

Siendo ser
sin apenas verse
en el ver 
mas contemplándose
en la música
extinguiéndose
en el placer.

Ojalá algún día
la flecha de mi impecabilidad
se clave en la diana 
del cosmos
sin la tensión del arco
por impulsarla.

Que sea solo un navegar
en las ondas hermanas
de la liviandad.

Ser ligera 
es más que mi deseo actual
es la aspiración de mi espíritu,
ese aliento
impulso esencial
con el que camino.


(*) Dibujo de Ramón y Cajal de las células del cerebelo de un pollo.

jueves, 11 de enero de 2018

Algo acerca de lxs guerrerxs



El principio que guía al guerrero es el de mostrarse y elegir estar presente. El guerrero maduro muestra honor y respeto por todas las cosas, emplea la comunicación juiciosa, establece límites y fronteras, es responsable y disciplinado, demuestra un uso correcto del poder y entiende los tres poderes universales.

Las cuatro sendas del chamán, Ángeles Arrien

El guerrero sabe que mejor
caminar hacia el horizonte
que luchar en el campo de batalla.

Sabe del valor que tiene la semilla
al germinar la tierra
y alzarse digna hacia el futuro
del ser.

Sabe que la belleza
duele en exceso si procede
del crepúsculo del horror
y de la miseria de la crueldad.

El guerrero cuenta
con sus manos
con su latir
con su instinto
con sus pies endurecidos
por los incansables pasos
con sus poemas no escritos
y sin embargo
siempre preparados
y con el territorio inabarcable
que guardan la generosidad
y la clarividencia de los maestros
de las leyes invisibles.

El guerrero canta a la luna
a las mareas a las grietas
a la lluvia al animal 
y a las estaciones;
también al tiempo impertérrito
y al tiempo bendito
y se entrega al final de los días
de buen grado 
pues sabe
que ese es el último requisito
de su misión.

Sabe que el último tránsito
entre umbrales
-si ha sido fiel a sus principios
e impecable ante el latido
de su corazón-
será propicio, fácil
y de esperanza 
tanto propia como ajena.



lunes, 3 de abril de 2017

A l@s jinetes del nuevo amanecer



#Tebanos
La palabra coraje deriva de la palabra francesa 'coeur', y etimológicamente, significa 'la habilidad de defender el propio corazón o el propio núcleo'.


Argonautas,
jinetes del nuevo amanecer:
- Cabalgad
hasta el alba,
que nada os detenga.

Id lejos
con vuestra misión.

Confiad
en el viento
en la madera
en el fuego
en la tierra.

Sed fuentes de mares
y nuevos océanos.

Argonautas,
amados jinetes
de la aurora
que las conciencias
despierta:
- Ha llegado la hora.

Es tiempo de tocar
horizontes
y traspasar umbrales.

Haced de vuestro camino
inspiración
y testimonio
de esta vida linda,
humana,
brutalmente
abierta
que nos ha sido dada.

Amados y amadas mías,
trascended en la sombra
y respetad la oscuridad
pues no hay
tormenta que sea más sagrada
que la palabra, la obra,
el espíritu y la compasión
que os llueve en El Centro
y estáis obligados
a cantar.

Id en paz,
amados,
amadas mías,
mensajeros del Coraje,
comprometidos
con vuestro tiempo
y mandato.

- Es la hora.

Ya tañen las campanas
y los ángeles os resguardan.

Temed no obstante
el exceso de luz,
y como armadura,
prended el día de vuestra partida
el arco de la fe
a vuestros pechos.

- La fe sangra
siempre ahora
en vuestros corazones.

Argonautas,
amados, amadas,
jinetes de la risa,
del canto,
del llanto amargo
que purifica con música
y las almas sana,
salid a los senderos,
a las carreteras,
a las autopistas,
a las pistas de despegue,
a los cielos y a los subterráneos,
mezclaos con la gente
y sus anhelos,
vivid,
compartid,
amad,
danzad,
despertad,
mirad bien,
elegid con la fortuna
de los llamados.

- Recordad y contad
la verdad
que habéis venido
a dar.



BSO, I went too far, by AURORA.